Administración y TIC

miércoles, julio 11, 2007

Sobre tarjetas de fichar

Comenta Iñaqui en esta entrada del blog "Administraciones en red" que hay que ser más flexibles con el horario:
Claro que es más fácil controlar las formas que el fondo. Por eso en la Administración se controla el cumplimiento del horario, pero bastante menos el aprovechamiento de la jornada laboral. Comprendo que tengamos dificultades para evaluar los resultados que importan, pero ¿qué sentido tiene controlar lo que apenas importa?

Voy a hacer un poco abogado del diablo para defender la tarjeta de fichar y el sistema de rodillos.
Me explico: creo que la tarjeta es el primer paso para que la gente se escaquee menos, y no empiece a llegar a las 9 en lugar de las 8 y se vaya a la 1 a comer en lugar de a las 3. Claro que luego puede estar en su puesto de trabajo jugando al solitario de Windows, pero lo de cumplir un horario es condición necesaria y no suficiente, de ahí que diga que es "el primer paso".
Es una vergüenza ver como una misma persona ficha con 2 y hasta con 3 tarjetas (hay un gag muy bueno de "cámara café" donde pasa algo parecido). Me parece una falta de respeto al resto de compañeros, y es la razón por la que en muchos centros hayan puesto rodillos.
Hay que tener una disciplina mínima a la hora de hacer las cosas, es algo parecido al debate sobre si es conveniente el uso de "usted" por parte de los alumnos para dirigirse al profesor, claro que luego estos mismos alumnos pueden ser ingobernables, pero por algún lado hay que empezar.
Es más difícil medir la productividad en tu puesto (pero ese es el siguiente nivel) evaluar individualmente es complicado, las productividades tendrían que ser medidas observando a los grupos de trabajo que se dedican a una determinada actividad.

Dice Antonio Arias en su blog:
“Al Gore era partidario de “acabar de una vez por todas con la obligación de fichar a la entrada y salida del trabajo durante la semana laboral media” pues suponía desanimar al empleado que ve su obligación en términos de pura matemática horaria (y no como cumplimiento responsable de sus tareas, ya requieran mas o menos tiempo)".
No sé por qué hay tanto miedo a esta obligación. Que nadie me diga que los sistemas de control horario son caros, porque no es cierto. Por otra parte creo que uno de los grandes males de la empresa privada en nuestro país es esa flexibilidad horaria. Después de haber trabajado en empresas como Inditex o Alcoa puedo decir que consiste en alargar la jornada lo máximo posible para no ser el primero en irse (el miedo al que dirán si me voy a mi hora). No señor, hacer horas de más es muchas veces síntoma de mala planificación y en ningún caso debería verse como algo positivo. Un empleado que a las 9 de la noche está en la oficina, la mayor parte de las veces se debe a que alguien ha planificado mal o es un inútil.
publicado por Xoan at 2:42 a. m.

4 Comments:

Estoy en parte en desacuerdo y parte de acuerdo con el planteamiento que realizas.
Los controles horarios tienen que ser necesarios en determinadas tareas o funciones dentro de una organización como pueda ser una cadena de producción o servicios de atención. Pero en muchos puestos y sobre todo en la administración tareas de tipo interno tienen que medirse por su productividad. Tenemos que abandonar que se paga a una persona por calentar la silla ocho horas y pagarle por realizar un determinado trabajo. Tenemos que conseguir que se distribuya su trabajo y se coordine con las personas de las que depende su hacer. Yo creo que la flexibilidad es positiva.
Y por último lo de alargar la jornada en muchas ocasiones no se produce por malas planificaciones. Si que a veces por miedo al que dirán pero también por que hay muchos que están mejor en la oficina que en casa. Sencillamente eso.

Saludos,
Anonymous Carlos Guadián, at 12:26 a. m.  
Totalmente de acuerdo Carlos.
La flexibilidad horaria beneficia a todos:
Al trabajador porque le permite "conciliar" mejor su trabajo con sus asuntos personales (llevar a un hijo al colegio, o hacer gestiones todavia solo realizables de forma presencial, por ejemplo). Y también porque sicológicamente le hace sentirse más libre, menos "esclavo", aunque trabaje lo mismo.
A la empresa porque se acaba como dice Carlos con la identificación "cumplimiento horario"/"cumplimiento de trabajo", porque los trabajadores se involucran mejor en una organización que no es tan "tirana" y asumen mejor sus responsabilidades, porque se acaba con el "escaqueo" o las bajas de un día para realizar una gestión (con un horario estricto si se tiene que llegar tarde un día porque te has dormido o porque tienes imperativamente que hacer algo, la tendencia es llamar y decir que estás enfermo)
Voy a poner un caso que conozco, en un hospital español donde tras años de no fichar la dirección decidió poner maquinas de fichaje y repartir fichas. Los cirujanos dijeron:
"Muy bien, cumpliremos escrupulosamente nuestro horario, pero que sepais que a partir de la 1 de la tarde no iniciaremos ninguna operación, no vaya a ser que se complique y a las 3 no hayamos terminado de coser al paciente y tengamos que salir más tarde". En otras especialidades hubo plantes parecidos: "no admitiré en consulta externa a ningún paciente más allá de las 2, que tal vez tenga que darle una mala noticia y eso me entretenga más allá de la hora de salida. No puedo dejar a un paciente o a su familia a la que le anuncio un cancer incurable llorando e irme sólo porque sean las 3 de la tarde", y etc...

Por ejemplo yo suelo viajar. La semana pasada salí en un vuelo a las 3 de la tarde de un domingo (no había disponibilidad de vuelos posterior). ¿Puedo decir que me niego a ir a una reunión si esta se realiza fuera de mi horario o si requiere un desplazamiento en fin de semana, pasar la noche fuera o llegar a mi casa despues de las 11 de la noche?
Os aseguro que si me ponen problemas por llegar un día tarde lo haría.
Blogger Morgana, at 4:37 a. m.  
Aunque me siento más próximo a las posturas de Iñaki, Carlos y Morgana, voy a partir una lanza por "la tarjeta de fichar", que defiende Apachito.

Yo sostengo que el fichaje es una buena medida cuando se cumplen unas condiciones muy concretas:

- se ha diseñado un servicio para dar respuesta a una demanda determinada, en un horario determinado, y no sobra personal;
- el servicio prestado es deficiente y el ambiente de trabajo es malo;
- las decisiones sobre el servicio se toman de manera jerárquica y el equipo no puede rediseñar el servicio.

Cuando concurren todas estas condiciones, el fichar es un alivio, porque clarifica las normas y evita los malos rollos debidos a cuánto más se escaquea uno que otro. Pondré un ejemplo: el área de atención al cliente del Ambulatorio donde trabajaba yo hace 7 años.

Ahora bien, en cualquier otro caso, es más interesante tratar de compartir la visión y tratar a la gente como si fueran adultos. A la larga, los resultados son mejores.
Blogger Alorza, at 5:07 a. m.  
Si trabajas en una empresa avanzada y puntera, (y eso significa trabajar "por objetivos") la máquina de fichar no tiene ningún sentido, porque nadie va a valorar las horas que te lleves en la oficina, sino que saques adelante tu trabajo.
En mi caso concreto (administración de una empresa privada) esas máquinas no estimulan la productividad, sino todo lo contrario, sólo delatan el "paternalismo" de la empresa, que te trata como a un niño pequeño, alq ue hay que vigilar para que haga sus deberes y al que hay que decirle: "levántate que tienes cole" y no te olvides de fichar al salir...
Si tu empresa no es un modelo de empresa, no se fiará de tu responsabilidad para sacar adelante el trabajo e implantará los controles de entrada y salida.
Es absurdo creer que dos trabajadores serán igual de productivos haciéndoles trabajar el mismo número de horas.
Será más productivo el que MEJOR TRABAJE, no el que MÁS TIEMPO permanezca en su lugar de trabajo..
Anonymous Anónimo, at 1:08 p. m.  

Add a comment