Administración y TIC

jueves, diciembre 21, 2006

Sin pensamiento ni opinión

Últimamente el gobierno y sus afines dirigen sus políticas de tal forma que parecen tratar a la población como borregos sin pensamiento ni opinión. Solo así se explica esa gran cantidad de noticias relacionadas con un intervencionismo más propio de países como China y Cuba.
Respecto al mundo de las TIC, hay 3 noticias que deberían escandalizarnos a todos.

La primera nota, se puede leer en “20 minutos”:
El anteproyecto de ley de Medidas de Impulso de la Sociedad de la Información (LISI) prevé algunas reformas entre las que destaca el hecho de que el Gobierno o las comunidades autónomas podrán cerrar páginas web que se consideren de contenido fraudulento.
· La reforma del anteproyecto de Ley de Impulso de la Sociedad de la Información contempla que el Gobierno o las comunidades autónomas puedan cerrar páginas web.
· La Asociación de Usuarios de Internet matiza que esta ley puede llevar a un sistema de censura previa.
· Las grandes compañías tendrán que permitir también que sus clientes realicen los trámites a través de internet.
Respecto a ella recuerda El incordio sobre la Constitución española y su interpretación:
Artículo 20
1. Se reconocen y protegen los derechos:
a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.
[...]
2. El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.
[...]
3. Sólo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial

O sea: hablar de que las webs podrán ser cerradas por órgano competente, bien entendiendo que éste no puede ser sino judicial, es una estupidez por redundancia; ya lo dice la Constitución y ello, por tanto, no tiene por qué ser refrendado por ley alguna de rango inferior. Si lo que se pretende es que el órgano no sea judicial, el choque contra lo expresa e indudablemente mandado por la Constitución es tan evidente, tan de cajón, tan axiomático, que habrá que preguntarse con qué tipo de culo pensaron esta norma los botarates de sus redactores y quienes, empecinadamente, aún la sostienen así en el anteproyecto. De burros. Es que no tiene otra palabra. Y todos estos cerebritos académicos se reían de Corcuera, hay que joderse...
Los padres de la Constitución se dedicaron con aquella alegría predemocrática a la construcción de una libertad de expresión maravillosa pero de cartón piedra: lo que hicieron, en realidad, fue cubrir sus intereses mediáticos presentes y futuros, a perfectas sabiendas de que, faltos de medios, los ciudadanos jamás podríamos ejercer efectivamente esa libertad. Pero vino Internet y el cartón piedra se hizo carne y espíritu; y se levantó para atizarles en su sucia jeta. Ahora no saben cómo hacerlo para volverse a apropiar en exclusiva de un valor tan importante que a cada día que pasa amenaza con más vigor su medro y que, por primera vez en la Historia, ha dado, de verdad, la voz a los ciudadanos.
La segunda noticia se puede leer en La Razón:
Los videojuegos, el nuevo frente de Sanidad. Elena Salgado insta a los padres a comprar títulos adecuados para cada edad  Asegura que las consolas «favorecen el sedentarismo» y anuncia una comisión de seguimiento para controlar los contenidos.
Primero fue la defensa de una comida Mediterránea y el ataque de antiamericanismo demagogo a las hamburguesas (pero no a los churros y las porras) y ahora le toca el turno a los videojuegos, parece que cada día vivimos en un mundo más parecido al predicho en Thank You for Smoking.

Finalmente en
El Mundo aparece la tercera noticia, una nota sobre el último Premio Cervantes quien propone control para Internet, pese a que él no es usuario:
El escritor Antonio Gamoneda, recientemente galardonado con el Premio Cervantes, consideró "absolutamente necesario" la instauración de "instrumentos de control y de vigilancia" dentro de Internet para evitar la "proyección de equívocos" en un medio "potencialmente muy eficaz". "Creo que se necesitaría algo parecido a lo que serían controles en cuanto al buen sentido y calidad de lo que se incorpora a la Red"
Seguramente la labor de decidir "el buen sentido y la calidad" la realizaran expertos en la materia como él, el resto de nosotros no sabe lo que es eso.
Le contesta acertadamente Enrique Dans: Hay que controlar la poesia.

Parece pues que su intención es decirnos a que páginas debemos acceder, que debemos comer, a que debemos jugar y como debemos educar, por supuesto todo por nuestro propio bien. Realmente nos tratan como borregos.

Ahhh, se me olvidaba, la coda, según publica El País:
La Policía pide que se obligue a los cifercafés a identificar a sus clientes.
Esto se parece cada vez más a 1984, ¿Dónde están los critican la USA-Patriot Act?

Etiquetas:

publicado por Xoan at 4:14 a. m.

3 Comments:

Cuánta razón te asiste, compañero.
Blogger eadmin, at 7:05 a. m.  
Apachito, no todo lo que dice E. Dans es palabra de Dios.

Vamos que si te molestas en leer el anteproyecto de la LISI verás con claridad que dices un disparate. Uno dice una 'mentira' (sus motivos tendrá), otros la van repitiendo (falta de rigor y pereza mental) y se transforma en 'verdad'.

Caballero, el texto del anteproyecto de la LISI no se corresponde con lo que has contado. Yo me molesté en leerlo y en releerlo para poder tener una opinión objetiva y contrastada, nada mejor que acudir a la fuente original y no a una fuente viciada.

Una pena esto de ejercer la libertad de desinformación en cadena y con nulo pudor.

Un saludo
Anonymous Carlos, at 4:10 p. m.  
De E.Dans solo cito la contestación que le ha dado a Antonio Gamoneda sobre otro tema: El control de Internet (no sobre la LISI)

Es una opinión de él y no una noticia, y por eso no necesito contrastarla, en todo caso está claro que las palabras que se le atribuyen a Gamoneda no son inventadas, pues no pongo en duda la noticia de El Mundo.

La LISI dice (literalmente):

“Cuando un órgano competente hubiera ordenado, en ejercicio de las competencias que legalmente tenga atribuidas, que se interrumpa la prestación de un servicio de la sociedad de la información o la retirada de determinados contenidos provenientes de prestadores establecidos en España y para ello fuera necesaria la colaboración de los prestadores de servicios de intermediación, dicho órgano podrá ordenar a los citados prestadores que suspendan el correspondiente servicio de intermediación utilizando para la provisión del servicio de la información o de los contenidos cuya interrupción o retirada hayan sido ordenados respectivamente”


Un "órgano competente" no es un juez, por eso hay tantas críticas significativas como la de la Asociación de Usuarios de Internet.
Blogger apachito, at 11:33 p. m.  

Add a comment